domingo, 24 de febrero de 2013

Millonario con el SI revocó a tres alcaldes en Cajamarca


El negocio de los revocadores. San Silvestre de Cochán de Cajamarca es un pueblo que tiene el record de haber revocado a sus tres alcaldes para su propio mal. El dinero lo puede todo dicen ahí.

Flavio Barrantes Vargas fue seis veces candidato, salió elegido alcalde de San Silvestre de Cochán, por el Partido Aprista. Pero antes había sido candidato por Acción Popular, en dos oportunidades, Somos Perú y de una lista local que creó para postular. Pero Barrantes no sólo fue candidato de múltiples tiendas políticas, sino que fue el promotor de las revocatorias de sus Alcaldes en cuatro oportunidades.

REVOCADOR REVOCADO
El 30 de setiembre pasado, Barrantes fue revocado en el cargo, del que fue alcalde por una confluencia de personas y grupos que fueron afectados por encabezar la revocatoria de los cuatro alcaldes que le antecedieron en el cargo. Probó de su propia medicina. El tema es que el más afectado sigue siendo San Silvestre de Cochán, en donde la pugna por el poder, no le ha traído ningún beneficio.

Este ejemplo es una muestra de lo que ocurre en muchas localidades del país y lo que encierra la revocatoria, que el domingo 30 de setiembre se ha realizado por octava vez, en donde se han revocado a 70 alcaldes distritales y uno provincial.

Lo que es cierto es que las mismas personas que revocó o trató de revocar Flavio Barrantes se unieron en enero de este año y, con la ayuda de uno de sus ex colaboradores, lograron sacarlo del cargo. Quien a revocatoria mata a revocatoria muere es el lema de la política en Cochán.

"Todo ha sido una venganza, todos se unieron para revocarme", se lamenta Barrantes en una de las oficinas del segundo piso del municipio de Cochán. Al usar la palabra "todos", Barrantes no se equivoca. El día de la revocatoria, el ex alcalde descubrió que los revocadores no habían acreditado un personero legal y que ese descuido podía hacer que el proceso se declarase nulo.

Barrantes le informó de esto a su propio personero, Segundo Gutiérrez, y este, luego de pedirle unos minutos, lo abandonó y junto a él se esfumó la única posibilidad de que Flavio se salvara.

Después de ser revocado, Flavio se dedicó a dejar todo listo para ser relevado. Todavía va al municipio, pero cada vez menos. Ha vuelto al campo y al negocio ganadero.

FUENTE:
http://www.larepublica.pe/18-11-2012/el-pueblo-que-no-ama-sus-alcaldes


0 Comments:

Publicar un comentario