jueves, 8 de abril de 2010

EL ESTREÑIMIENTO: CAUSAS Y SOLUCIONES

Qué molesto resulta tener ganas de ir al Baño (lavabo), y ¡no poder evacuar! y peor aún sentir dolor. Hablamos de estreñimiento cuando existe esta dificultad a la expulsión de los residuos intestinales, ya sea por su dureza, ya sea por el ritmo intestinal de la persona en cuestión, que puede no estar por la labor de trabajar diariamente.

Sin embargo, la definición más comúnmente aceptada es: la emisión retardada e infrecuente (menos de tres deposiciones a la semana) de heces anormalmente duras, secas y a menudo difíciles de expulsar.

¿Las causas?

Son múltiples, y podemos dividirlas en dos grupos: Prevenibles (aquellas sobre las que podemos hacer alguna cosa) e idiosincrásicas (que son las que cada uno tiene por el hecho de ser uno mismo). Entre las idiosincrásicas, a nadie se le escapa el hecho de que no todos vamos al baño con la misma frecuencia. Es por eso que la definición de ritmo normal deposicional incluye todas aquellas personas que van entre 3 veces al día y 3 veces a la semana.

¿Y entre las prevenibles?

Beber poca cantidad de líquido. Se recomienda beber al menos 1,5 litros (u 8 vasos) al día. Y entre los líquidos a ingerir podemos incluir agua, zumos, caldos, té u otras bebidas.

No movernos lo suficiente. Quedarnos en el sillón o la cama todo el día. Es muy recomendable comenzar a hacer algo de ejercicio físico, a nuestro ritmo pero de forma regular y mantenida. Caminar, ir en bicicleta, hacer gimnasia por ejemplo, son medidas muy útiles.

No comer suficiente fibra. Aquí encontrarán una dieta rica en fibra. Seguirla tampoco ha de resultar muy complicado y se trata, quizás, de la medida más eficaz de todas las explicadas en este artículo. Por lo tanto, si evitamos las causas expuestas en éstas líneas, nuestro sistema digestivo marchará casi como un reloj. Sobre todo el tomar mucho agua.

El consumo de determinados medicamentos es otra causa de estreñimiento, entre los que destacan todos los siguientes (fuente utilizada: Fisterra.com; consultable bajo suscripción):

Antiácidos (hidróxido de aluminio, carbonato cálcico)

Antagonistas del calcio (Diltiazem, Verapamilo)

Antidepresivos (tricicliclos, ISRS)

Antipsicóticos (Clorpromazina)

Antiparkisonianos (amantadita)

Anticonvulsivantes (hidantoina)

Antihistamínicos (difenhidramina)

Antidiarreicos (Loperamida)

AINES (Ibuprofeno)

Anfetaminas

Diuréticos (Furosemida)

Suplementos de Hierro o Calcio

Opiáceos (Morfina, Codeína)

Más causas:

Reprimir las ganas de ir al baño cuando aparecen. Esta es quizás una de las causas más frecuentes en nuestro ámbito, donde todos vamos acelerados y, en muchos casos, no podemos ir al baño cuando realmente tenemos ganas.

Comer rápidamente, sin apenas masticar los alimentos. Esto añade a la alteración del ritmo deposicional el acúmulo de gases que tan molesto puede resultarnos. Por lo tanto, siéntese a comer tranquilo, relajado, coma despacio, masticando suficientemente aquello que ingiere.

¿Y cuándo acudiremos a nuestro médico de Atención Primaria? Si el estreñimiento ha aparecido de forma súbita, cuando usted ha ido siempre de forma regular al baño. Si aparece sangre con sus deposiciones. La causa más frecuente son las hemorroides, sin duda. Si usted pierde peso de forma importante, aún sin estar a dieta.

Cuando siente dolor con las expulsiones de heces. De nuevo, la causa más frecuente son las hemorroides, y existen ciertas medidas muy eficaces para tratarlas.
Por el Dr. Francisco Marín (Atención primaria).


0 Comments:

Publicar un comentario