lunes, 1 de febrero de 2010

COMO APRENDER A ESTUDIAR

Estudiar no es muy fácil, para tener éxito es necesario una buena técnica de estudio pues le ayudará a tener mejores resultados, aquí le presento algunas recomendaciones:
1. Dónde estudiar
Elegir un ambiente apropiado es el primer paso a tener en cuenta para estudiar adecuadamente. Para evitar la dispersión y lograr la concentración deseada, hay que preparase para tener todo a mano y en un clima de armonía. Por ejemplo: hojas para realizar anotaciones, lápices, diccionarios y libros de inmediata consulta. Además, el lugar no debe ser el paso obligado de otras personas. Nadie debe molestar.

Demás está decir que el lugar de estudio conviene elegirlo alejado de ruidos molestos y con la ventilación adecuada. La luz es otro aspecto a tener en cuenta. A medida que va atardeciendo, no debe forzarse la vista. Hay que interrumpir la lectura y encender la luz, lo que evitará caer en estados de somnolencia y, por lo tanto, de pérdida de concentración.

2. Revise el texto completo
No comience de inmediato a leer el libro a partir de la página uno, haga primero una rápida revisión de todo el libro para obtener una idea global sobre lo que trata. Inspeccione todo el libro. Vea cómo está organizado. Fíjese en los títulos de los capítulos y secciones, en las referencias bibliográficas, figuras, resúmenes y otras ayudas metodológicas que el autor haya incluido, a fin de ayudar a la comprensión y retención de los contenidos o materias.

3 . Lea buscando las ideas principales
¿Cómo debe ser concretamente la lectura? En primer lugar, silenciosa. La sugerida lectura "en voz alta" que a veces elogiaban nuestros maestros tienen como objetivos inevitables el estudio de memoria. Es decir, un almacenamiento de datos sin fijación de conceptos. Desde otro punto de vista, experiencias recientes demostraron que los mecanismos distintos y complejos de la lectura en voz alta implican que sea mucho más lenta que la lectura en silencio. La lectura en silencio permite concentrar la atención y favorecer todas las técnicas de la lectura habitual.

Su lectura debe tener un objetivo principal: "averiguar cuáles son las ideas principales del autor en cada capítulo". Al leer pregúntese constantemente qué es lo que está tratando de decir el autor, en una actitud mental similar a la que tendría si usted estuviera conversando con él. No se fije en los detalles. Concéntrese en las ideas principales y usted descubrirá que recordar los detalles resulta más fácil. Esto resulta así, porque las ideas principales generalmente tienen una relación lógica fácil de entender y recordar. Ellas definen un "esqueleto" conceptual dondre podrá ubicar después los detalles. Un texto es conocimiento estructurado. Para entender dicho conocimiento usted debe reconocer dicha estructura primero.

4. Cuestiónese a medida que lee
Cuando esté leyendo, hágase la imagen mental de que está teniendo una discusión con el autor. Pregúntele permanentemente sobre las afirmaciones que hace y sobre las ideas que le presenta. Vea si él le está dando las respuestas que lo satisfacen.

¿Qué significa el título del capítulo? ¿Qué significan los subtítulos? ¿Qué significan las palabras utilizadas en su propio contexto? ¿Qué tratan de demostrar las tablas, diagramas y gráficas presentadas? ¿Qué significan las palabras del resumen y conclusiones? ¿Está el autor escribiendo desde un punto de vista especial? ¿Por qué se detuvo tanto en algunos aspectos y no en otros?
5. Tome notas o apuntes
Tomar notas al leer debe ser una costumbre. No hay duda que para hacer del aprendizaje un proceso activo es necesario tomar apuntes, tomar notas. Tomar apuntes es un asunto personal, individual y cada cual debe decidir la mejor técnica que se ajuste a sus necesidades. A veces tres o cuatro frases bien pensadas pueden resumir un párrafo. Otras una enumeración de propiedades. Otra la reproducción esquemática de una clasificación por medio de llaves y paréntesis, etc...

6. Use guías de estudios si están disponibles para el texto
Revisar es una disciplina acumulativa que debiera llegar a ser un hábito de estudio. Usted revisa una frase o sentencia subrayándola. Usted revisa una página después de leerla, simplemente recordando los puntos o ideas principales. Usted calibra un significado de un capítulo apuntando algunas de las ideas principales en un pedazo de papel. Usted registra los distintos puntos de vista e interpretaciones en su cuaderno a medida que escucha a su profesor y a otros estudiantes. Usted lleva a cabo una revisión final antes de una prueba, simplemente volviendo a examinar, a ver, su propio cuaderno, sus notas de lectura, mirando el texto y el material entregado en clases.

7. Estudie sin ningún tipo de presión y en forma sistemática
Evite estudiar bajo presión. Estudiar en forma presionada crea tensión psicológica y fisiológica, lo que perturba su capacidad de retención. Esto puede crear perturbaciones en su memoria durante el examen y sin duda "asegura que usted olvide" todo lo estudiado apenas termine el examen (elimina el "stress" que causa las molestias). Esto se lo garantiza su propio organismo. Averigue usted mismo algo más sobre los efectos biológicos del "stress".


0 Comments:

Publicar un comentario