PUBLICACIONES PUBLICACIONES PUBLICACIONES PUBLICACIONES PUBLICACIONES PUBLICACIONES PUBLICACIONES PUBLICACIONES DESTACADAS

jueves, 25 de febrero de 2010

ANTIVALORES: Chicas parricidas

Son tres historias muy parecidas la de Giuliana Llamoja Hilares, Eva Bracamonte Fefer y Elizabeth Espino Vásquez: Odiaban tanto a sus respectivas madres que terminaron matándolas. ¿dónde están los valores? ¿por qué este comportamiento criminal en estas tres chicas adineradas? Veámos el interesante artículo del diario La República del domingo 21 de febrero 2010: Tres jóvenes involucradas en los asesinatos de las mujeres que les dieron la vida. Tres madres con perfiles quizás antagónicos, pero unidas por el mismo trágico destino. Padres ausentes, hermanos que no perdonan y señalan a las homicidas. Aquí un compacto retrato que enlaza y perfila a los protagonistas de una historia que se repite.

Luis Llamoja Hilares y Ariel Bracamonte Fefer comparten el mismo estigma. Los dos tienen hermanas mayores que ordenaron matar a mamá o la mataron con sus propias manos. En julio del 2006, Luis tenía 14 años cuando vio a su hermana Giuliana enfrentar a la justicia tras haber dado muerte a su madre, María Hilares. En mayo del 2009 Luis se indignó al verla salir en libertad: “Ella fue sentenciada por homicidio agravado y en la modalidad de parricidio. No puede tener la frente en alto”. Así como él, Ariel también dice que tiene un solo objetivo en la vida: que la justicia castigue al asesino de su madre, Myriam Fefer. El año pasado, para su sorpresa, las pruebas reunidas por las autoridades señalaron a Eva –su hermana mayor– como la autora intelectual.

Elizabeth Espino no tiene hermanos que la señalen. Ella misma confesó haber planificado con su novio y a un amigo de este el asesinato de su madre, la abogada y empresaria Elizabeth Vásquez. ¿Por qué estas tres jóvenes tomaron una decisión similar? ¿Acaso no amaban a sus madres? ¿Acaso fueron manipuladas por terceros? ¿Qué les espera ahora? Estas preguntas se las han hecho muchas veces Luis y Ariel. El primero con un perfil más bajo que el segundo, pero ambos convertidos finalmente en los sobrevivientes de una pesadilla.


1. La hija resentida
Si el azar hubiera juntado a María del Carmen Hilares, Myriam Fefer y Elizabeth Vásquez en un spa o en la peluquería, probablemente habrían hablado de sus hijas. De las peleas que libraban con ellas, de las compañías indeseadas que les reprochaban y de los esposos siempre ausentes. Ninguna hubiese advertido que tendrían algo más en común. Aquí los crímenes que se atribuyen a sus hijas:
Giuliana Llamoja Hilares (23)
• Edad en el momento del crimen: 18
• Madre asesinada: María del Carmen Hilares
• Ocupación de la víctima: Secretaria.
• Padre: Luis Llamoja Flores
• Ocupación : Juez.
• Fecha del crimen: 05/03/2005
• Modalidad: Acuchillada por su hija.
• Móvil: En defensa propia.
• Universidad de la homicida : Unifé - Facultad de Derecho
• Distrito donde vivía: San Juan de Miraflores
• Situación actual: Semilibertad por haber cumplido un tercio de su condena.

Eva Bracamonte Fefer (21)
• Edad en el momento del crimen: 17
• Madre asesinada: Myriam Fefer
• Ocupación: Empresaria.
• Padre: Marcos Bracamonte
• Ocupación: Empresario hotelero.
• Fecha del crimen: 15/08/2006
• Modalidad: Fue estrangulada. Se acusa a la hija de la autoría intelectual.
• Móvil: Lucro.
• Universidad de la homicida: PUCP- Estudios Generales, teatro
• Distrito donde residía: San Isidro
• Situación actual: Detenida en Santa Mónica. Tiene juicio pendiente.
• Presunta cómplice: Liliana Castro Mannarelli.
Elizabeth Espino Vásquez (22)
• Madre asesinada: Elizabeth Vásquez Marín
• Ocupación: abogada tributarista, empresaria.
• Padre: Alejandro Espino Méndez
• Ocupación: Juez.
• Fecha del crimen: 27/01/2010
• Modalidad: Fue estrangulada. Se le acusa de autoría intelectual.
• Móvil: Lucro
• Universidad: UPC. Derecho
• Distrito: Lince
• Estado: Espera juicio.
• Asesinos materiales: Fernando González, Jorge Cornejo
2. El padre ausente
Luis Llamoja Flores.Admirado por su hija y celado por su esposa. Hoy recordado por todos por el lamentable episodio que marcó la vida de los Llamoja Hilares. Aseguró que entre Giuliana y María del Carmen siempre hubo una relación muy cordial, a veces con excesiva tolerancia. Incluso llegó a decir que era él quien necesitaba ir psicólogo. “Tengo mucha dificultad para vincularme socialmente, como que evito a los grupos. Prefiero la soledad”, dijo a La República en marzo del 2005. Según él, vivió veinte años de feliz matrimonio con María del Carmen Hilares. Se ha desempeñado como catedrático universitario, asesor de empresas y ejerce libremente su profesión de abogado. Fue él quien se encargó de la defensa legal de su hija hasta lograr su libertad.

Marcos Bracamonte “Mi padre siempre ha estado con nosotros de alguna u otra forma. Es cierto que no vivía en casa pero se comunicaba. Eva lo niega porque es parte de su estrategia para defenderse. De esa forma nuestro padre no tendría ni voz ni voto en este asunto”, dice Ariel sobre Marcos Bracamonte. Se sabe poco de este personaje. Un empresario hotelero trujillano que solo aparece en las fotografías de las graduaciones de Eva y Ariel. “Él sabe que estudió porque lo escuchó en RPP. Creo que de los 21 años que llevo con vida, solo en cinco ocasiones he hablado con él”, dijo Eva desde el penal de Santa Mónica. Un padre ausente que fue reemplazado por Myriam. Hoy Ariel asegura que siguen en contacto.

AlejandRo Espino Méndez Así como en el caso de Llamoja Hilares, Alejandro Espino está vinculado con el Poder Judicial. Ex fiscal anticorrupción en Lima entre el 2001 y 2004. Hoy es el presidente de la Corte Superior de Justicia de Amazonas, periodo 2009-2010. Espino es una figura respetada por haber investigado el tráfico de armas a la guerrilla de las FARC, las presuntas actividades en narcotráfico y lavado de activos de la red Fujimori-Montesinos. También inició la primera indagación a Fernando Zevallos. No veía a su hija con regularidad por la naturaleza de sus labores, pero aseguró que mantenía una buena relación con su ex esposa Elizabeth –con quien vivía su hija–. Ante la confesión del asesinato declaró: “Yo la perdono porque es mi hija y la voy a apoyar”.


6 Comments:

SoFia Sanchez said...

En el caso que se manejo anteriormente las 3 chicas cometieron un antivalor el cual puede ser injusticia o traicion.

Anónimo said...

Eloisa-178.....
bueno pues estas situaciones se me hacen un poco lamentables ya que muchas de las veces las propias madres tienen la culpa ya que las hijas cresen con traumas de tal vez los golpes de una madre y cuando las chicas ya son grandes desquitan su coraje de la manera mas ovia que en ese momento encuentran y si asia su mama cometen una traicion

Anónimo said...

ASESINAS!!!
sin comentarios

Anónimo said...

Nada justifica matar a la persona que nos dio la vida, menos el dinero.
El Juez Espino en lugar de dar una leccion de vida a su hija, esta ayudandola para que se quede con el dinero de su madre por el cual la mato. Que tenga cuidado porque despues podria matarlo a el.

Anónimo said...

ESTIMADOS AMIGOS:
Soliciten al sitio REDGUATEDIGITAL.BLOGSPOT.COM y al sitio CNN.COM del telenoticiero norteamericano CNN al reportaje y a la consulta popular de mi oprobio sexual con mi pais Guatemala por unos impostores polares que me calumniaron de inminente onanistas por especularme de prevaricador segun el paradero de los tales en el sitio ENTRANDOENLAMADRIGUERA.BLOGSPOT.COM. Tambien soliciten al sitio UN.ORG/ES de la organizacion de las naciones unidas a mi email denominado DEMOCRACIA UNIVERSAL porque resuelve a la absolucion demografica mundial por mi intercesion con la organizacion de las naciones unidas y con la organizacion de los estados americanos.

Atentamente:
Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
Documento de identificacion personal:
1999-01058-0101 Guatemala,
Lider universal de la mafia.

Anónimo said...

HOLA A TODOS NO DA ENTENDER QU SI SON LINDAS QUISAS CON ALGUN TRASTORNO PSICOLOGICO EN VERDAD SON LINDAS COMETIERON UN DELITO MATAR A SUS MADRES JIJAS DE FAMILIA ACOMODADAS BUENO QUE DION LAS JUSGEN

Publicar un comentario en la entrada